-?
 
 
 
Columnistas
10/07/2016

Panorama Político

Miscelánea semanal

Miscelánea semanal | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.
Foto: David Pablo Sánchez

La semana discurrió entre hechos disímiles: la presentación del proyecto de reforma política; el reto desproporcionado a una senadora; una cumbre largamente esperada que esconde en realidad una descarnada puja política.

Héctor Mauriño

[email protected]

Como era previsible, el proyecto de reforma política que impulsa el gobierno evita incorporar las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias, (PASO) a nivel provincial y considera innecesario y hasta riesgoso modificar la Constitución para establecer la segunda vuelta o balotaje.

De esta forma, el MPN evitó entrar en la discusión de dos temas que ponen en riesgo su hegemonía política de más de medio siglo. Es un hecho que, tanto las PASO como la segunda vuelta, podrían obrar en la práctica como un incentivo para unir la oposición en su contra.

El subsecretario de Gobierno, Juan Pablo Prezzoli, recurrió a una imagen inquietante para justificar el rechazo oficial a la segunda vuelta.

Una eventual reforma de la Constitución podría incluir -dijo- “una instancia que implique establecer la perpetuidad en los mandatos”, en alusión a la remota posibilidad de que se introduzca la reelección indefinida en los cargos electivos.

El proyecto también evitó incursionar en la necesidad de modificar las cartas orgánicas municipales, planteada por el vicegobernador Rolando Figueroa y rechazada por el Ejecutivo por considerar que sólo sería útil a sus competidores políticos, entre ellos a Horacio Quiroga.

Al presentar el proyecto, el gobernador Omar Gutiérrez sostuvo que su propósito es terminar con “las trampas y trapisondas” de la política y generar “mayor confianza en el proceso electoral.

En verdad, la iniciativa del Ejecutivo dista de ser una mera reforma. De aprobarse, se convertirá en un nuevo Código Electoral de 179 artículos, que incluirá novedades tales como la boleta única electrónica, la desaparición de las listas colectoras y espejos, y la prohibición de las candidaturas simultáneas.

El nuevo código, establece la novedad del financiamiento por parte del Estado de las campañas electorales, que se materializaría de manera “equitativa” para los distintos partidos políticos.

Además, acorta su duración a un máximo de 60 días, y a no más de 45 días la posibilidad de hacer proselitismo gráfico y televisivo.

Habrá que ver cómo evalúa la oposición legislativa esta propuesta, que eleva por primera vez un MPN sin mayoría para imponer a su antojo cualquier iniciativa.

Por lo pronto, Quiroga ya adelantó que está de acuerdo con la boleta electrónica y la eliminación de las listas espejo y colectoras, pero lamentó en cambio que las PASO y el balotaje no estén incluidos en el proyecto. Se entiende.

La solicitada contra la senadora Lucila Crexell, publicada con la firma de 36 jefes comunales del MPN, para enrostrarle su voto negativo a la ley de blanqueo y pago de deudas previsionales, sonó desproporcionada.

Más aún, si se tiene en cuenta que en ella se tilda a la legisladora de “traidora” por no haber aprobado el acuerdo Nación - Provincias por la restitución del 15% de coparticipación, proyecto que, en realidad, la aludida asegura haber votado por la positiva.

También sonaron destempladas las expresiones de la senadora en contra del gobernador y presidente de su partido, en las que lo hizo responsable de la publicación y le endilgó una presunta falta de disposición al diálogo y a la democracia interna.

Como los gobernadores, los jefes comunales no son del todo independientes. Unos bregan por la coparticipación, los adelantos y las obras, y los otros también.

Perón decía que “mejor que mandar es persuadir”. Y la verdad es que no es buena la imagen de un poder que se extralimita o hace sentir que es capaz de encolumnar a todos contra cualquiera que se despegue.

Luego fueron los legisladores del partido los que le pegaron un tirón de orejas a la ‘díscola’ senadora y la llamaron a la reflexión.

Si lo que se buscaba era poner en caja a una legisladora ‘díscola’, se logró todo lo contrario. Al hacerlo públicamente se potenció el tema hasta convertirlo en escándalo.

Crexell tampoco dio en la tecla. Hija de Luz Sapag y nieta de Elías Sapag puede invocar prosapia en el partido provincial, pero es joven y le falta experiencia para dar cátedra en su propio partido.

En realidad, siempre o casi siempre el MPN ha castigado las ‘indisciplinas’ de sus legisladores. Hasta el inefable Elías recibió el reproche de su hermano Felipe, cuando se convirtió en enterrador de la “ley Mucci” -así llamada por el ministro de Alfonsín que propuso reorganizar el sistema sindical-, dejando a su pariente gobernador mal parado frente al presidente.

Otro tanto ocurrió, al parecer, cuando al inefable Elías se le ocurrió agitar en contra del acuerdo con Chile por el Canal de Beagle, que el gobierno nacional defendía.

Es un problema cuando alguien se desmarca en medio de un romance como el de Neuquén con el gobierno macrista, que viene dando buenos frutos a cambio de convalidar los proyectos más controvertidos.

Es que, para un partido que se precia de ser bisagra legislativa frente a los distintos gobiernos nacionales, los votos de sus legisladores son capital de trabajo. No se juega con eso.

En el gobierno no sólo piensan que Lucila es indisciplinada, también sospechan que quiere ser candidata a gobernadora en el 2019. Y, en su forma de ver las cosas, no quieren que la hacienda se les disperse tan temprano.

Decía Perón también: “Si quiere que nada se resuelva, cree una comisión”. Y es difícil no tenerlo presente cuando se sabe que la esperada reunión entre el Gutiérrez y Quiroga terminó con la creación, precisamente, de una comisión.

Desde ya que el gobierno provincial trató de bajarle el perfil al encuentro, invitando el mismo día al jefe comunal de Cutral Co, José Rioseco, como si Quiroga fuera uno más en el menú de la casa: “los miércoles, intendentes”.

La verdad es que resulta un poco absurdo esto de que el intendente necesite una cumbre con el gobernador, para resolver problemas de tan antigua data y dudosa solución como el eterno intercambio de reproches por el EPAS, o el saneamiento de un arroyo del que todo el mundo habla pero nadie concreta.

Más bien el encuentro fue expresión de la puja política que existe entre el intendente y el gobernador, sobre todo a partir del hecho que Quiroga es oficialista a nivel nacional y Gutiérrez a su manera también.

Ambos disputan abiertamente la consideración del gobierno macrista y participan de la puja electoral para las elecciones legislativas del año próximo y las provinciales del 2019.

Si alguien piensa que en materia de favores de Nación por ahora va ganando Gutiérrez, no se equivoca demasiado. No podría ser de otra forma teniendo en cuenta que las municipalidades, que se sepa y por ahora, no tienen diputados ni senadores que voten en el Congreso de la Nación.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]