-?
 
 
 
 
Neuquén, Domingo 02 de Octubre de 2022
3:51 PM
 
 
Columnistas
03/07/2022

El golpismo económico y la inflación tapan todo lo demás

El golpismo económico y la inflación tapan todo lo demás | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Las corporaciones capitalistas atacan a la moneda y al abastecimiento de gasoil y productos básicos, mientras aprietan con los precios. En una protesta de transportistas asesinaron a un camionero. La política exterior argentina vale mucho pero luce poco. La interna sigue desgastando al oficialismo.

Miguel Croceri

“Es la tercera corrida cambiaria que nos quisieron hacer”, declaró el presidente Alberto Fernández en la noche del miércoles pasado en referencia al ataque de los llamados “mercados”, que son corporaciones capitalistas locales y extranjeras, contra el valor de cambio del peso argentino frente al dólar y otras monedas de referencia mundial. (Crónica del ElDiarioAr, nota del 29/06/22). 

La semana había comenzado con la entrada en vigor de una serie de medidas para poner límite a los abusos a través de dólares “baratos”, es decir con la cotización oficial que usan las empresas para operaciones de comercio exterior. El gobierno y el Banco Central lo hicieron para evitar el mal uso de las reservas, dar prioridad a contar con las divisas para adquirir gas en el exterior, y a la vez desalentar la compra de objetos de lujo o suntuarios, que es un tipo de consumo propio de los sectores sociales ultra-millonarios.

A esas medidas regulatorias del financiamiento de importaciones, el discurso dominante enseguida le puso el nombre de “cepo”, término inventado por la derecha -en el sentido que cobró en Argentina durante la última década- a partir del año 2012, con el propósito de inducir al rechazo y al fastidio de la sociedad ante cualquier medida de control de cambios para impedir o disminuir la pérdida de valor del peso.

Los poderes hegemónicos saben perfectamente que la batalla para dominar a la opinión pública es minuto a minuto y palabra por palabra. En cambio, el peronismo y en general las fuerzas populares desconocen esa importancia, pero no por ignorancia o falta de inteligencia -sería ridículo atribuirle tales características a grandes colectivos políticos o de cualquier otro tipo- sino por razones de su acervo doctrinario: consideran que “el pueblo sabe”, o “la tiene clara”, por su propia condición, es decir por el hecho mismo de ser “pueblo”.

Por ese motivo, dichas fuerzas casi nunca son eficaces en la construcción de discursos de contraofensiva, de contraataque, sino que solo se ponen a la defensiva. Responden a las continuas embestidas de sus adversarios o enemigos pero a la vez confían en que “el pueblo siempre sabe”. Que la disputa palabra por palabra es una banalidad ajena a su acción política.

(El diario El País, de España, a pesar de su matriz ideológica opositora a los gobiernos populares de América Latina, presentó la información referida al financiamiento de importaciones con rigor periodístico, sin usar la tramposa palabra “cepo” que en nuestro país utilizan, incluso, los medios y periodistas afines al Frente de Todos. Puede observarse en una crónica del citado medio español. Nota del 28/06/22). 

Asesinato de un camionero

Las maniobras financieras para desestabilizar a la economía nacional, y en consecuencia al gobierno y a la democracia, son parte del golpismo empresarial que además se ejecuta a través del constante aumento de precios, y también mediante el desabastecimiento de gasoil y otros productos básicos.

El plan antidemocrático, como es habitual, se lleva a cabo de forma sincronizada con los poderes comunicacionales, la fracción dominante del Poder Judicial y gran parte de la oposición político-institucional de derecha y ultraderecha.

Esa estrategia incluyó en las últimas semanas numerosas protestas de transportistas, motivadas supuestamente por la escasez de gasoil. Los piquetes de propietarios de camiones son propagandizados por las cadenas mediáticas más poderosas, como perfecto reverso del hostigamiento que realizan contra los piquetes de personas humildes agrupadas en organizaciones sociales.

En igual sentido, los medios dominantes ocultan la gravedad del asesinato (el día lunes 27) de un camionero que se negó a interrumpir su marcha ante un bloqueo al tránsito realizado por transportistas en una ruta cerca de la ciudad bonaerense de Daireaux.

La persona fallecida era Guillermo Andrés Jara y tenía 45 años. Chofer de camiones durante gran parte de su vida, murió mientras manejaba y varios agresores le tiraban piedras contra el parabrisas. Uno de las piedrazos le pegó mortalmente en la sien del lado izquierdo.

Previamente, según relató un hermano de la víctima, “lo bajaron del camión, le pegaron, le tiraron una goma, lo quisieron bajar de nuevo y no quiso. Cerró la puerta, arrancó y lo persiguieron”. La criminal persecución fue perpetrada a lo largo de unos ocho kilómetros con tres vehículos, uno de los cuales logró ponerse frente al camión y desde esa posición atacaron a Jara con piedras. El chofer perdió el control, chocó contra una alcantarilla y falleció a los pocos minutos. (Reporte de la agencia de noticias Télam, nota del 28/06/22).

Política exterior, disputas en el oficialismo

La violencia desplegada por manifestantes transportistas es uno de los efectos del odio y la exasperación fomentados a través de los grandes aparatos mediáticos durante las 24 horas de todos los días de la vida. Cuando esos discursos derivan en un crimen, como en el caso del camionero Jara, esos mismos medios disimulan la gravedad del hecho y encubren su propia responsabilidad, así como las demás responsabilidades de quienes promueven un clima social violento.

En cambio, la agitación golpista permanente, que utiliza a su favor una inflación hasta el momento incontrolable, tapa todo el resto de la gestión del gobierno, la cual incluye por ejemplo decisiones muy trascendentes de política exterior.

El pedido argentino para incorporarse al bloque de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) forma parte de un posicionamiento internacional con objetivos de autonomía y soberanía para nuestro país, en búsqueda de la integración, la cooperación y la paz en el mundo. La solicitud fue realizada por el presidente Fernández al participar mediante videoconferencia en la reciente reunión cumbre del citado grupo de países. (El tema fue destacado por medios informativos internacionales de diversas tendencias, entre ellos la cadena norteamericana CNN en Español. Informe del 24/06/22). 

También ha sido importante para Argentina que el jefe del Estado haya concurrido como invitado -al igual que mandatarios de varias naciones- a otra reunión cumbre: la del Grupo de los Siete (G-7), integrado nada menos que por las principales potencias del capitalismo, es decir Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia y Japón.

Allí los temas principales fueron la guerra desatada por Rusia contra Ucrania, las derivaciones económicas de esa conflagración en todo el mundo -particularmente en el acceso a la energía y los alimentos-, y los riegos de que las acciones militares puedan extenderse el tiempo e involucrar a más países. (Información del diario Cronista, nota del 28/06/22). 

La política exterior argentina vale mucho pero luce poco. Está tapada por el golpismo económico, mediático, judicial y político-partidario, y por un proceso inflacionario agobiante para la estructura productiva nacional y para la economía de las familias.

Encima de todo, las disputas internas dentro del oficialismo siguen desgastando a la gestión de gobierno y a la propia coalición. Gran parte del debate político en el país gira alrededor de lo que dicen y hacen, desunidos y separados, el presidente Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Ambos sostienen que la unidad del Frente de Todos no está en riesgo, y quizás eso sea cierto. Pero sus respectivos comportamientos y decisiones debilitan objetivamente a la construcción electoral que ella propuso hace tres años y que los dos encabezan desde entonces.

Así, se hace muy difícil o quizás imposible derrotar al golpe que intentan perpetrar los poderes de facto, como también resulta muy complicado sostener la estabilidad económica, tratar de mejorar la calidad de vida del pueblo y contribuir a la fortaleza de un proceso democrático que está bajo asedio.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]