-?
 
 
 
 
Neuquén, Miércoles 17 de Agosto de 2022
2:09 PM
 
 
Río Negro
02/09/2020

La marcha en Mascardi “tuvo un claro tinte antidemocrático”

La marcha en Mascardi “tuvo un claro tinte antidemocrático” | VA CON FIRMA. Un plus sobre la información.

Orlando Carriqueo, secretario de la Coordinadora del Parlamento Mapuche de Río Negro, planteó que la movilización organizada el sábado pasado contra la comunidad Lafken Winkul, estaba ligada a la “marcha anticuarentena” y a la “antireforma del Poder Judicial”.

Diego Colao

[email protected]

Orlando Carriqueo, representante de la Coordinadora del Parlamento Mapuche rionegrina sostuvo que la movilización “con un tinte racista” del sábado pasado contra la comunidad Lafken Winkul en Mascardi, estuvo ligada a “la marcha anticuarentena” y la que se hizo contra la “reforma judicial”, y remarcó que fue fogoneada con “un tufillo desestabilizador de la democracia” por parte del legislador rionegrino del Pro Juan Martín, la diputada nacional Lorena Matzen y el intendente de El Bolsón Bruno Pogliano.

“Tuvo un claro tinte antidemocrático, desestabilizador de la democracia, que se escondía bajo el pretexto de reclamar por la propiedad privada y por la patria”, explicó Carriqueo a Va Con Firma y agregó que “estaba muy ligada a la marcha del 17 de agosto, a la marcha anticuarentena, a la marcha antireforma del poder judicial, a la de Vicentin”, por lo que consideró que fue “una marcha antigobierno usando la excusa de un conflicto territorial”.

El representante de la comunidad mapuche aclaró que el conflicto “existe, pero no existe de ahora” y está “encaminado a través del diálogo desde siempre”, aunque señaló que la marcha “con un tinte racista, planteó un hecho disruptivo en el Estado y la sociedad”.

Carriqueo confirmó que el diario El Cordillerano, “promocionó y convocó” a la movilización y recordó que en los comentarios de los lectores había “claros indicios que iban a atacar a la comunidad”, y varios vecinos “habían expresado que iban a ir a sacarlos a los tiros”.

“Venian de dos o tres días de fogonear esto; Patricia Bullrich, Duhalde hablando de los militares; pero el que fogoneó la marcha fue el legislador del Pro Juan Martín, después (la diputada nacional Lorena) Matzen, el intendente (de El Bolsón Bruno) Pogliano, que es del Pro y contador de Lewis”, describió Carriqueo y destacó que “hay ahí un tufillo desestabilizador de la democracia y una vez que una parte de la sociedad ataca a una comunidad, que es otra parte de la sociedad, ya no se vuelve de ese marco de violencia”.

El lunes, la comunidad Lafken de Mascardi denunció un ataque de particulares con disparos y amenazas, por lo que el representante mapuche indicó que “es producto de eso” y que “hay que tener una responsabilidad política muy grande para que no terminemos pagando toda la sociedad por estos hechos”.

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Fréderic, realizó una denuncia preventiva para evitar hechos de violencia durante la movilización que promovieron los vecinos contra la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu, que viene arrastrando un conflicto por las tierras frente al lago Mascardi y donde fue asesinado Rafael Nahuel a manos de Prefectura en 2017.

Carriqueo indicó que “son gestos valorables”, al igual que la actitud de la gobernadora Arabela Carreras que “a pesar de las diferencias políticas y su desconocimiento del tema indígena, se vino de Viedma a Bariloche para intentar desactivar esa marcha”.

El camino del diálogo

El mismo lunes, la gobernadora Carreras viajó a Buenos Aires donde mantuvo una reunión con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y luego por la tarde, con la ministra Frederic y su par de Justicia, Marcela Losardo; para avanzar con la mesa de diálogo.

El integrante de la coordinadora sostuvo que el diálogo “está avanzando”, que lograron que el gobierno reciba “las demandas de la comunidad, y ahora tienen que responder”.

“El dialogo es necesario y fundamental, en los tiempos que corren tiene marchas y contramarchas, pero va en curso de resolver la situación”, explicó Carriqueo aunque aclaró que “en la medida en que el Estado no reconozca el genocidio es muy difícil”.

Respecto al conflicto con la comunidad Lafken, aseguró que lo han “encaminado siempre a través del diálogo entre el gobierno, el Estado, el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígrnas), el ministerio de Justicia, de Ambiente, el de Seguridad, el Codeci y la Coordinadora”, y agregó que pusieron “de manifiesto cuales son las pretensiones comunitarias y el problema de las comunidades originarias es el territorio”.

“No es un problema de la Lafken nada más, en la provincia de Río Negro hay 160 comunidades, 5 órdenes de desalojo de comunidades que vamos a resistir, porque no vamos a permitir que nos desalojen, cuando no hay tierras aptas y suficientes, que es una demanda que tiene que cumplir el Estado después de la reforma del 94 y es algo que jamás ocurrió”, remarcó Carriqueo.

Para el representante mapuche “hay toda una problemática indígena acá en Río Negro y en la Argentina que tiene que tener solución, porque el Estado tiene que garantizar que se cumplan las normas, es fundamental que el Estado nacional reconozca que ha nacido de un genocidio de los pueblos originarios y que se ha levantado sobre ese genocidio, sobre la apropiación de las tierras, de la violencia, sobre la apropiación de niñas, niños, hombres y mujeres”.

“Eso no fue hace mucho tiempo, fue hace 140 años, es algo que hay que poner en debate social y político, en la medida en que la discusión avance en ese sentido, vamos a entender cuál es el concepto de la propiedad comunitaria que nosotros proponemos, porque para nosotros 10 o 20 hectáreas al frente del lago Mascardi no tienen un valor económico, porque para los pueblos originarios la tierra no se vende, no se transfiere, no se alquila, tiene un sentido opuesto al que la mayoría de la sociedad le da”, definió.

Y consideró que “mientras la sociedad reclama que la comunidad está ocupando 10 hectáreas, Lewis tiene un lago escondido, Benetton tiene un millón de hectáreas y el príncipe de Qatar está alambrando tierras en la alta montaña, que son de una comunidad”.

En este sentido, planteó que el actual gobierno “tiene que bajar el decreto de Macri que permitió la venta de tierras en estos lugares, que permitió la extranjerización de la tierra y revisar esos títulos que se entregaron”.

“Un grupo anarquista”

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, en sintonía con los discursos de varios medios de comunicación que indican que la Lafken no es una comunidad mapuche, declaró que “el pueblo mapuche es pacífico, pero este grupo particularmente es un grupo anarquista, que actúa encapuchado, que se identifica como una comunidad mapuche y tomó tierras del Parque Nacional Nahuel Huapi y actúa de manera agresiva”.

“Eso es peligroso porque el derecho internacional no dice que la gobernadora tiene que reconocer a tal o cual indígena o no, tiene que ver con el derecho a la identidad, tiene que ver con preceptos que están claramente reconocidos por los derechos internacionales, por la Constitución Nacional, por la Constitución provincial, por la ley 2.287”, opinó Carriqueo.

Y agregó que “no se puede hablar tan livianamente de esta cuestión, que es central en una provincia donde la mayor parte de la sociedad es mapuche tehuelche, donde la mayor parte de Bariloche es mapuche, donde la mayor parte de las comunidades mapuches de Bariloche vive en los altos, en los barrios pobres”.

El representante de la coordinadora bregó por una “discusión, que tiene que ver con una política de nacionalismo, que parece que solo existe una sola sociedad, homogénea, y la verdad que hay una heterogeneidad en el territorio que hay que empezar a reconocer, no solo en leyes sino en los hechos, y significa entregar las tierras que sean necesarias para las comunidades; es una deuda histórica”.

29/07/2016

Sitios Sugeridos


Va con firma
| 2016 | Todos los derechos reservados

Director: Héctor Mauriño  |  

Neuquén, Argentina |Propiedad Intelectual: En trámite

[email protected]